Crítica: SATYRICON “The Shadowthrone” (25 aniversario)

Banda: Satyricon

Título: The Shadowthrone

Año: 1994

País:  Noruega

Formato: Álbum

Duración: 49 minutos

Discográfica: Moonfog Productions

Género:  Black Metal

(10/10)

Nos disponemos a recordar y celebrar el veinticinco aniversario de uno de los discos más importantes y trascendentales de la historia del Black Metal, si “Opus Nocturne” del que hablamos en otra review destacaba fundamentalmente por su ferocidad y su violencia, este que nos ocupa es bandera del más viejo y puro sentimiento, Templo inconmensurable, sólido y eterno del Black Metal más ortodoxo. Estamos hablando del segundo capítulo de aquella impía trilogía, la más aclamada y reconocida de este banda, que fuera el fascinante “Shadowthrone” de los noruegos Satyricon.

El disco fue lanzado el 12 de septiembre de 1994 por el sello Moonfog Productions y la banda la integraban por entonces Satyr a las voces, Samoth guitarras/bajo y Frost a la batería. Desde luego estamos ante una de las obras cumbres del Black Metal de los noventa en su periodo dorado, si algún profano quisiera profundizar y descubrir en que consistió un poco todo aquel movimiento musical este es uno de los discos definitivamente fundamentales que debería escuchar.

Desde la intensa y subyugante “Hvist Krists Dod” donde las atmósferas más oscuras y perturbadoras crean un universo casi irreal de hermosas melodías y geniales cambios de ritmo hasta el cierre con la maravillosa instrumental de corte épico y majestuoso “I En Svart Kiste” que sencillamente te transporta literalmente en el tiempo y en el espacio el disco es un viaje alucinante a la esencia misma de este estilo del Metal.

Entre medias vas a encontrar verdaderas gemas y ya clásicos del estilo como “In the Mist By the Hills” o “ King of the Shadowthrone” que harán que entres literalmente en trance por su belleza, su espiritualidad y su ferocidad descarnada en pasajes casi irreales. A destacar la machacona a la par que hermosa “Woods to Eternity” que alterna furiosos blast beats a ritmo endiablado con una de las mejores armas de este disco: los cambios de ritmo, a un nivel absolutamente brillante y solo al alcance de una banda en estado de gracia como eran ellos entonces y que desgrana en poco más de seis minutos el nivel de inspiración al que había llegado la banda.

Por último si quieres sentir en tus carnes el verdadero zarpazo Un trabajo, en resumen, donde el relleno brilla por su ausencia, todo temas de una calidad incuestionable y que te descerraja en algo menos de cincuenta minutos toda la frialdad, el sentimiento avieso y la profunda esencia que poseía esta banda maestra en el dominio de los sonidos más enfermizos a la par que majestuosos todo envuelto en un halo de misterio y subyugantes melodías que capturarán tu ser de manera irreversible.

No sé si existe un disco perfecto pero desde luego este se aproxima mucho, lástima que a la vuelta de cinco años ya nada de este templo quedaría en pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.