Crítica: YERMO «Yermo”

Banda: Yermo

Título: Yermo

Año: 2023

País:  España

Formato: Álbum

Duración: 46minutos

Discográfica: Negre PlanY

Género:  Blackened Doom/Death

(8/10)

Por si a alguien se le pasó este disco, se trata del debut del proyecto personal de David, vallisoletano de pro teclista de Sun of the Dying. Lo de vallisoletano no es baladí ya que una de las señas de identidad del disco es su esencia castellana. Y a mí, como a muchos descendientes de castellanos expatriados, estás cosas nos tocan la patata un poquito (ya me pasó con Tetelis).

Lo que tenemos entre manos es un proyecto tremendamente particular y original porque se entremezcla el Doom/Death más intimista y atmosférico con toques de Black melódico y elementos del folklore castellano mezclados con partes sinfónicas. Esto, que a priori puede sonar a batiburrillo, realmente engarza de manera perfecta en seis canciones llenas de emoción y atmósfera. Recuerda mucho a los grupos de Doom/Death melódico de los 90 con ese sonido melancólico, lánguido y tristón. Hay ecos que me recuerdan en las partes limpias a Novembre pero si es cierto que, a lo mejor por cercanía e ideología, me recuerda a sus «paisanos» (me van a matar XD) leoneses Llvme.

Otro detalle no menor es la inclusión del castellano con letras muy poéticas y llenas de sentimiento, que se cruza de manera muy orgánica con el inglés. Junto a ello, textos y referencias a Machado o Unamuno, grandes literatos que hicieron de Castilla un eje vertebrador de su pensamiento y obra. Y es que el disco, a pesar de que son temas largos, resulta tremendamente ameno y temas como «Gris», muy doomie y orquestal, pasa en un suspiro con sus capas y capas de instrumentos que hacen de colchón perfecto para la pesadumbre y severidad castellana.

«El peso del sol» ejemplifica a la perfección la idiosincrasia del disco, funerario y pesimista, que parece recorrer esa portada de colores terrosos que nos recuerda a esas campiñas eternas y paramos desolados. Un tema denso para una vida dura y desolada. Junto con estos dos «Cencellada» es de lo mejor del disco y como apertura es soberbia ya que resumen el gusto por la melodía, la orquestación, la variedad de tempos, las progresiones melodicas y la lírica simbolista y poética.

Por ponerle un pero al disco, no termina de convencerme como suena la batería en las partes más rápidas ya que se nota demasiado que es programado y aquí en este disco pide algo más orgánico. Junto con ello, las partes de black melódico no me terminan de convencer. «Cuando éramos esclavos» no me termina de convencer y no me cuadra en el resto del disco. Si se centra en hacer ese Doom/Death, funerario, orquestal y atmosférico, estamos ante un proyecto que puede tener un futuro brillante ya que apunta muy buenas maneras. Como decía, disco sorprendente, tremendamente original y variado, es una gran sorpresa para este año que se nos va. Yo espero hacerme con una copia de él en breve. Todo un acierto de Jordi al ficharlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate