Crítica: TEITANBLOOD “The Baneful Choir”

Banda: Teitanblood

Título: The Baneful Choir

Año: 2019

País: España

Formato: Álbum

Duración: 52 minutos

Discográfica: Norma Evangelium Diaboli

Género:  Death/Black Metal

(9/10)

TEITANBLOOD está de vuelta con un nuevo larga duración y lo hace con la misma fiabilidad de siempre. El carácter y estilo de la banda es inconfundible y obviamente es su bandera. El Death/Black Metal que practican puede que sea de los más densos que exista, dando muchísimo cuerpo a todos los temas que han compuesto desde que se fundó la banda. Me atrevería a decir que el ambiente en ocasiones es caótico (en el buen sentido), rozando en ocasiones una endemoniada locura.

“The Baneful Choir”, a través de sus once canciones, es un retorcido laberinto sonoro de maravillosa distorsión. El disco contiene una serie de interludios probablemente no entendidos por algunos por el corte en el ritmo. Personalmente, creo que es una cuestión que siempre divide a los que opinan que la cosa habría sido la ostia si la brutalidad se hubiese mantenido de principio a fin, y a los que como yo,  pensarán que ayuda a aumentar la oscuridad del conjunto del disco.

A pesar del ritmo acelerado y el aparente caos, el álbum tiene un sonido bastante limpio, la mayoría de los instrumentos se pueden escuchar claramente, y se pueden escuchar riffs y melodías excelentes en la mayoría de las canciones. Pocas cosas hay mejorables en “The Baneful Choir” pero cuando hablamos de locura musical, todo es posible y nunca hay límites en el futuro. Si existe algo parecido a una sesión de hipnosis musical puede que TEITANBLOOD estén próximo a lograrlo.

Me quedo con el inicio de “Black Vertebrae” tras la intro “Rapture below” por la tremenda pesadez del primero, después de la atmósfera en que te sumerge el segundo. SUBLIME.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.