TOP 10 de 2018 (Txermi Gisbert)

1. Total Fucking Destruction – #USA4TFD
2. Unleashed – The Hunt of White Christ
3. Zeal And Ardor – Stranger Fruit
4. Deicide – Overtures of Blasphemy
5. Cabestro – Cronica de Sucesos
6. Daron Malakian – Dictator
7. Conan – Existential Void Guardian
8. Fu Manchu – Clone of The Universe
9. Sleep – The Sciences
10. Bloodshot – Time Will Come

Aquí va mi Top10 de este año, en el que se entrelazan bandas con dos diferencias a destacar: las recientes, y que en muy poco tiempo han conseguido dar con la originalidad y el estilo propio, algo que considero necesario. Y por otro lado, bandas consagradas que han sabido mantener su identidad jugando a la evolución, y que todavía consiguen sorprendernos. Todo por supuesto, desde el humilde punto de vista y gusto de un servidor. Vamos con ello pues.

Desde Kazajistan, me topé con Bloodshot; una banda que por su sonido cercano a Bolt Thrower llamó mi atención. Más todavía cuando fui descubriendo que realmente tenían un estilo muy novedoso y actual, pero con esos tintes old school que hasta incluso, pueden recordarte vagamente a Demigod en determinados momentos.

El noveno puesto se lo lleva Sleep, con un esperadísimo álbum tras 20 años sin pisar un estudio. Y no solo no defrauda, que ya es bastante con tanta expectativa y presión, si no que además te atrapa y te lleva de la mano en su viaje interestelar.

Sin dejar la senda del Stoner, mi numero ocho es para Fu Manchu, con su ‘Clone Of The Universe’, o mejor dicho, con su ‘Il Mostro Atomico’, una composición de dieciocho minutos cuasi perfecta que cierra el disco, y que ya quisieran haber escrito los mismísimos Sleep o los todopoderosos Eyehategod. El disco está muy bien si te gusta su rollo sureño y fangoso (a la par que alegre en el caso de estos californianos), pero este monstruo atómico en concreto, es como venido de otro universo.

El Stoner va tiñéndose de negro funerario y llegamos al séptimo puesto, que es para los ingleses Conan. Con el tiempo, los de Liverpool han ido perdiendo en Doom y en pesadumbre pero ganando en singularidad, y eso que desde siempre han sido inconfundibles. Ahora bien, este ‘Existential Void Guardian’ los pone en cabeza de su estilo y para bien o para mal, les abre las puertas a nuevos sonidos más accesibles.

Con el seis, cambiamos de tercio radicalmente y chocamos con Daron Malakian, guitarrista de System Of A Down y que lidera a Scars On Broadway. ¿Que queréis que os diga? La combinación de los sonidos folklóricos de su tierra, la lejana Armenia, sumado a la nostalgia (si en algún momento te gustaron los S.O.A.D.) y la energía que desprende, pueden hacerte disfrutar mucho este ‘Dictator’, a ratos muy mainstream, si, pero original, curioso y sin pretensiones.

Con el quinto puesto tocamos la escena nacional del Grincdore, en la que por supuesto, han habido muchos protagonistas en 2018. Como los almerienses Convulsions que han ido sacando cortos splits dignos de mención; o los Teething que también tienen ya listo un nuevo EP a pesar de que aún no ha salido oficialmente. Pero lo que sí puede decirse es que su tema de avance titulado ‘Vandalize!’ es demoledor. Y volviendo al ranking… el cinco es para Cabestro, con una propuesta fresca, conceptual y muy trabajada a nivel de imagen; y a su vez, muy bruta, agresiva y diferente en cuanto a su sonido. Así que no se puede pedir más.

Con el cuatro nos vamos a Florida con unos Deicide en plena forma. Y cada uno tendremos nuestra visión de su trayectoria pero en mi caso, había perdido un poco el interés por ellos. Pero no debo ser el único, ya que muchos estamos de acuerdo en este renacer que han tenido con ‘Overtures of Blasphemy’, uno de los discos más contundentes y aplaudidos del año dentro de su estilo.

Entramos ya en el podio con unos Zeal & Ardor que a pesar de ser una propuesta joven y creada en 2013, han arrasado en los sectores más abiertos del metal extremo, si hablamos de originalidad y pura transgresión. Para quien no los conozca o tenga reparos en hacerlo, decir que su mezcla de Gospel, Soul y música negra conceptualizada mediante la esclavitud, rompe cadenas y sobre todo barreras jugando entre el Black Metal y un sinfín de interesantes estilos.

Con el dos, damos los honores y todos nuestros respetos a una de las bandas más longevas dentro del Death Metal escandinavo y que sigue ofreciendo calidad, originalidad y evolución sin que importe el paso del tiempo. Algo de lo que pocos pueden presumir. Unleashed con su ‘The Hunt of White Christ’ han dado luz a un trabajo sencillamente brutal, interesante, cuidado, actual y que mantiene viva su esencia.

Y ahora si, con el numero uno, tenemos a Total Fucking Destruction, con un álbum muy ecléctico, variado y descabellado, donde vas a encontrar influencias del hardcore/punk, melodías y riffs del metal clásico (o no tan clásico) y arrastres con mucho groove. Pero siempre partiendo de la velocidad, la desarmonía, el Grindcore y el estilo inigualable que tiene su batería Richard Hoak, quien militó en Brutal Truth desde 1993 hasta su reciente disolución. Un disco hecho para quien disfrute de las propuestas arriesgadas, potentes, críticas y peculiares.

Quedan en el tintero otros trabajos que me han parecido destacables como Disgusted Geist y su ‘Reign of Enthrallment’; un imperdible para los amantes del estilo que practican los japoneses Coffins; o el brutal ‘Sanguine Vigil’ de Galvanizer. También me ha parecido interesante y enfermizo, aunque algo lineal, el trabajo de P.H.O.B.O.S, dentro de una onda industrial cercana a los Godflesh. El ‘Ritual’ de Soulfly, que esta vez sí, tras muchos álbumes avisando de que Max volvía a sus raíces, pero sin pena ni gloria, logra al menos mantenerte interesado. Sons of Aguirre y los alicantinos Scila han unido también fuerzas este año editando un disco de Rap Metal que también me ha sorprendido por sus letras, su inquietud y su fusión; al igual que los estadounidenses Powerflo, hablando de Rap Metal, que sacaron este verano un EP más que interesante, incluyendo un nuevo tema; una versión de Bob Marley y logrados remixes Drum’n Bass o Crossbreed de algunos temas de su disco debut. Y ya para finalizar, otro EP despellejador si os gusta la destrucción de manera concisa: el ‘Suffer to Abuse’ de los huestes del Grindcore finlandés Rotten Sound.

Y poco más, espero que esta lista, sirva simplemente para que descubráis discos que se os hayan pasado por alto y que posiblemente (como cualquier disco, sea del estilo que sea), merezcan una escucha.

Mayor Decepción: La separación de Trocotombix (con cariño)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.