Crítica: NAPALM DEATH «Fear, Emptiness, Despair» (25 aniversario)

Banda: Napalm Death

Título: Fear, Emptiness. Despair

Año: 1994

País:  Reino Unido

Formato: Álbum

Duración: 38 minutos

Discográfica: Earache Records

Género:  Death Grind

(8/10)

Algo estaba cambiando. Realmente todo cambia y nada es para siempre; y a Napalm Death le tocó vivir ese fin de una era dorada para lo extremo de la que fueron estandartes a medio camino entre el Grindcore y el Death Metal. Un cambio que les hizo mella (sobre todo, en sus siguientes discos) y un daño irreparable entre un gran sector de sus seguidores.

Tal y como explicó Shane Embury para Decibel Magazine en un interesante ranking personal de los discos de Napalm Death, ‘Fear, Emptiness, Despair’ encabezaba la lista; pero por abajo. Y no porque fuera un mal disco, si no porque le recordaba a tiempos convulsos de desunión entre la banda. Barney dejó de vivir junto al resto de miembros en Sparkhill, Birmingham, y se desplazó a Londres.

Además, musicalmente hablando tampoco había unión en cuanto al sonido; a lo que se buscaba, y en consecuencia, hubo un atasco entre los dos bandos. ‘Utopia Banished’ era difícil de superar, al menos si lo observamos con perspectiva y desde un punto de vista creativo. Y mientras la banda buscaba el medio tiempo, algo que comenzó con ‘Harmony Corruption’ (1990) y la pura experimentación, abandonando la velocidad del pasado, Barney Greenway dejaba claro que no encajaba en este nuevo ideario, pues en Napalm Death, no solo había cambiado su estilo o incluso el logo de la banda; hasta las negociaciones discográficas eran diferentes, con un Earache Records involucrándose con Columbia Records y la presión en todos los sentidos que esto podía conllevar.

El disco, quinto de la banda, data de Mayo de 1994 pero tenemos que situarnos en un 1993 para la creación del álbum. Año en el que el groove metal y lo industrial empezaban a despuntar. El mismo año en que Meathook Seed, proyecto paralelo de Mitch Harris junto a colaboradores como Shane Embury, Donald Tardy o Trevor Peres, daba a luz su ‘Embedded’, bañado en nuevos sonidos industriales, sintéticos y disonancias a las cuerdas.

Unas distorsiones muy características que podríamos ver reflejadas por ejemplo en ‘Hung’, uno de los cortes más aplaudidos de este ‘Fear, Emptiness, Despair’. Otros ejemplos como ‘Plague Rages’ o ‘State of Mind’ dejan latente el triunfo del medio tiempo sobre el blastbeat, aunque la combinación de ambas velocidades se extiende sobre todo el álbum como en ‘Primed Time’, mientras que los riffs nos llevan al lado más grueso y agresivo de un lejano Hardcore dejando algo relegado al Death Metal como tal. En ese mismo espacio, bandas como Fudge Tunnel, Gorefest, Pitch Shifter o Fear Factory aniquilaban los clasicismos de lo extremo, pretendiendo dar un nuevo aire, o simplemente dejándose llevar por las nuevas corrientes. Al mismo tiempo, discos como ‘Chaos A.D’ de Sepultura o ‘World Demise’ de Obituary se abrían a nuevos sonidos y rompían fronteras. Y claro, toda piedra hace margen.

Definitivamente, fueron pioneros a mediados de los ’80 e innovadores en los ’90 demostrando ser unos claros experimentadores durante toda su carrera. Y aunque es cierto que han podido tener momentos más lúcidos que otros y posiblemente, este disco que nos ocupa sea la antesala de su época más criticada, el álbum está cargado de buenos temas, de un sonido muy característico, de personalidad, grosor, intensidad, y ruptura sin dejar de ser fieles a su impronta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.