Crítica: NECROPHOBIC “The Nocturnal Silence” (25 aniversario)

Banda:  Necrophobic

Título:  The Nocturnal Silence

Año: 1993

País:  Suecia

Formato: Álbum

Duración: 45 minutos

Discográfica: Black Mark Production

Género:  Death Metal

(10/10)

En los albores de la década de los noventa las reglas del juego comenzaron a cambiar, nuevos entes con hambre y deseos de ponerlo todo patas arriba empezaban a medrar, sacaban la cabeza de la cueva y mostraban sus garras, unas garras muy afiladas!!.

Si en los 80 el Metal Extremo estuvo representado en su mayor parte por bandas como Venom, Bathory ó Celtic Frost como pioneros y mayores exponentes, esta horda infernal en los noventa se multiplicaría por mil. Entre esos formidables guerreros que afilaban su hacha y se preparaban para una batalla infernal por la dominación de la escena estaba la banda que hoy nos ocupa.

Ellos son los suecos Necrophobic que en 1993 lanzarían uno de los discos capitales, más rotundo e importantes del Metal Extremo de toda la década. Aquel año no fue cualquier año, fue un momento brutal donde se lanzaron verdaderas joyas del género como fue “The Somberlain” de sus compatriotas Dissection, el devastador “Those of the Unlight” de los también suecos Marduk, el “Under a Funeral Moon” de las leyendas Darkthrone o el “Pure Holocaust” de los titanes Immortal entre otros tantos, material como para volar medio planeta.

Pero la banda entonces del añorado y malogrado David Parland y el machacante Joakin Sterner no se amedrentó, el acojone no iba con ellos, al contrario, doblaron la apuesta y sacaron a la Bestia a pasear, iba a poner muy clarito a la desafiante competencia que ellos eran una banda a tener muy en cuenta y que no habían venido a ser comparsas de nadie.

Vamos al ajo. El disco tenía el interesante título de ” The Nocturnal Silence” y contenía algunos de los temas más incendiarios y avasalladores de la historia del género, poca broma. Cortes como “Unholy Prophecies”, “Inborn Evil” o “The Ancient Gates” (acaso el mejor tema de un disco con un nivel ya estratosférico de por si) eran buena prueba de ello.

Y empieza la batalla más blasfema!! Los temas van cayendo como un martillo pilón, uno tras otro te golpean sin piedad la neurona desde la inicial y apabullante “The Awakening...”, no te dan tregua, te dejan sin aliento, tienes la sensación de que a cada uno que pasa es mejor incluso que el anterior, a los dos minutos ya sientes la sensación de que estás ante un disco especial, de esos que marcan una época, de esos que guardarás por siempre en tu podium particular.

En este trabajo no vas a encontrar ni un puto tema de relleno, todos tienen una calidad insultante, una fiereza que acojona y una intensidad que te hace apretar los puños y sentir la abrasadora e infernal propuesta de la horda sueca.

Hay que destacar la buena producción del trabajo, tiene una calidad de sonido del que muchos discos contemporáneos suyos carecen así como el genial trabajo a las seis cuerdas del gran Parland, sobre todo en temas tan brutales como “Before the Dawn”, “Sacrificial Rites ” o “Father of Creation” con esas mega inspiradas melodías de guitarra que conjugan sentimiento, maestría y rabía ancestral.

Otro puntazo es la voz de esa bestia de las cuerdas vocales llamada Anders Strokirk ( y que ha sido recuperada para su aclamado último trabajo), esa manera de afrontar tan suya cada tema como si fuera la última, como si desencadenara el Ragnarok con cada grito, le da a los temas un empaque aún más demoledor si cabe, es la guinda perfecta para este Templo del estilo, porque no nos equivoquemos de piso, esto es lo que tenemos ante nosotros, UN TEMPLO DE DISCO!!!.

En definitiva este disco es un monumento al Metal Extremo que auna melodía y fiereza sin igual, seguramente su mayor virtud si tuviera que destacar una, de los mejores sin ningún genero de dudas de todos los que asolarán éste maldito planeta en la década de los noventa, un trabajo sin taras, sin puntos flacos, sin complejos, sin debilidades, sin pajas mentales, que nos mostraba a una banda segura de si misma, a tumba abierta, perfectamente engrasada y compenetrada…….el Diablo aún se está regocijando con esta oda, un disco perfecto!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *