Crítica: MY DYING BRIDE – “Turn Loose The Swans” (25 Aniversario)

Banda:  My Dying Bride

Título:  Turn Loose The Swans

Año: 1993

País:  Reino Unido

Formato: Álbum

Duración: 58 Minutos

Discográfica: Peaceville Records

Género: Doom/Death Metal

(9/10)

Hablar de MY DYING BRIDE es mencionar a uno de los grandes pilares dentro del Doom Metal que surgieron en los 90’s en UK y que a día de hoy han influido en muchísimas bandas dentro de este género. El sexteto legendario procedente de Halifax, en 1993 sacaron uno de los grandes álbumes que tienen dentro de su extensa discografía, y que marcaron un antes y un después, el “TURN LOOSE THE SWANS”. Justamente un año antes (concretamente en mayo del 92’) lanzaron su primer larga duración “AS THE FLOWERS WITHERS”, el cual estaba más encaminado al estilo del Death Metal.

Junto con PARADISE LOST, y los antiguos ANATHEMA rompieron todas las barreras del metal extremo combinando Death Metal con ritmos al estilo de CANDELMASS, sin olvidar que estas tres bandas en aquellos años eran considerados como los “Paceville Three”. En cambio Aaron Stainthorpe (cantante) y los suyos tiraron por elementos más góticos y oscuros que los anteriormente mencionados, influyendo también dentro del Gothic Metal.

Concretamente en este trabajo introdujeron el violín a cargo de Martin Powel (ex-CRADEL OF FILTH y también teclista) como un instrumento fijo, y hay que reconocer que lo hicieron de una forma muy elegante, probablemente influenciados por el “INTO THE PANDEMONIUM” de CELTIC FROST. Temáticas románticas combinadas con religión y desesperación (nada más que hay que observar el cover de la portada con la imagen de las manos de La Virgen María cubiertas de cera), hace que las letras de este álbum te introduzcan en un ambiente mucho más encaminado al Gothic Metal que al Death Metal sin olvidar las voces guturales y alargando la duración de los cortes que lo componen.

Nada más comenzar el álbum con “Sear Me MCMXCIII”, la combinación únicamente de violín con piano junto con las voces limpias de Aaron, parece como si estuviéramos escuchando una pieza de música clásica con un sonido frío y melancólico. Al igual que en último “Black God”, donde además se incluye una voz femenina de acompañamiento creando una atmósfera más depresiva y con compases más lentos. Aquí hacen un pequeño tributo al poeta escocés del S. XVIII William Hamilton en las letras.

Con “Your River”, tema inconfundible de la banda, los primeros cuatro primeros minutos son instrumentales, punteos de guitarra para dar paso a riffs melancólicos mezclados con violines y teclados que dan un ambiente oscuro y que estarán muy presentes a lo largo de todo el disco. Voces limpias intercaladas con las rasgadas acompañadas de medios tempos a la batería. “The Songless Bird” es uno de los temas más rápidos del álbum, en el cual la batería está más presente a cargo de Rick Miah, todo ello con un interludio de violines y punteos de guitarra para acompañarlos con las voces rasgadas de Aaron.

A pesar del comienzo melancólico “The Snow In My Hand” se puede decir que en este tema destaca mucho más el doble bombo, los riffs de Andrew Craighan y Calvin  Robertshaw son más agresivos al igual que las voces rasgadas. Las partes donde hace presencia el violín se aprecian las bajadas de tempos y nos introducen en atmósferas más densas y depresivas. “The Crown Of Sympathy” es el corte más largo del disco y siguen en la misma línea musical a excepción de que a la mitad del mismo se hace un interludio de teclados, densos y oscuros con campanas de iglesia de fondo. Excelente representación del Doom Metal!!

El tema que da título a este álbum “Turn Loose The Swans” puede que sea el corte que más se acerque al Death Metal de todos ellos y sea dicho, en todas sus vertientes sin olvidar los violines y ese pequeño parón con la lluvia de fondo. En esta ocasión se pueden apreciar más las líneas del bajo de Adrian Jackson y es el tema más pesado sin duda.

Este álbum es uno de mis “Top Ten” dentro del Doom Metal porque es una obra de arte por así llamarlo. Combinación perfecta de romanticismo e instrumentos clásicos como el violín en equilibrio con un género como es el Death Metal lento, llegando a tocar estilos como el Gothic Metal. Además en la época de los 90’s estaban en auge bandas que tocaban un Death Metal pesado, y que saliera algo de este estilo se vio como raro e inusual porque no seguían los estereotipos de aquel entonces, e incluso hubo una serie de detractores de la banda por dicho cambio. La primera vez que cayó en mis manos “TURN LOOSE THE SWANS” hace 20 años, al principio me quedé un poco como en “shock”, pero cuando le di la segunda escucha, me “enganchó” por completo.

MY DYING BRIDE seguirá estando en lo más alto de este género porque a pesar de todos los años que han pasado, y de los tropiezos que han dado con algunos de sus álbumes, intentan no perder el estilo que les llevó a lo más alto. Banda de culto e indispensable para todos los seguidores del Doom Metal en general que no debería de faltar en sus discografías, y los pocos directos que he podido ver de ellos, he tenido la suerte de que han sido unos shows en condiciones donde hacen un excelente repaso a toda su carrera musical.

Facebook de MY DYING BRIDE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.