Crítica: DISSECTION “The Somberlain” (25 aniversario)

Banda:  Dissection

Título:  The Somberlain

Año: 1993

País:  Suecia

Formato: Álbum

Duración: 45 minutos

Discográfica: No Fashion Records

Género:  Melodic Black Death

(10/10)

Esta es la corta pero exitosa historia de un niño, un niño de 14 años que quiso aportar su grano de arena a un género y así sin darse cuenta de ello, logró crear uno propio, si hay una banda que logró fundir a la perfección Death y Black metal de corte melódico es sin duda DISSECTION. Hubo bandas de la misma época que se acercaron a su grandeza pero ninguna, repito, ninguna logró superarlos.

Sólo bastaron dos álbumes para encumbrar la cima del género, dos obras de arte sin precedentes que han influenciado a miles de formaciones, Dissection supo como ninguna otra convertir lo grotesco en belleza, se demostró que existe la magia, sólo que la varita mágica fue substituida por las 6 cuerdas, sentimiento, melancolía, tristeza, todo ello viene en forma de música cómo ninguna otra vez ha ocurrido.

El 3 de diciembre de 1993 apareció “The Somberlain”, desde entonces ha sido parte de mi vida, un disco de esos que nunca te cansas de escuchar y 25 años después me sigue poniendo los pelos de punta, pocos discos mantienen intacta la categoría y creerme, éste es uno de ellos.

Sólo basta con ese comienzo de “Black Horizons” para darse uno cuenta de que esto no va de broma, melodías de guitarra una tras otra, el disco está cargado de acústicas elevando su grandeza, es un disco que engancha a la primera, sus composiciones no puedes borrarlas, quedan marcadas a fuego en tu memoria.

La grabación corrió a cargo de un grande como Dan Swanö, creando un sonido limpio y elegante, la portada es obra de otro grande como Necrolord, bien es cierto que se inspiró mejor en el siguiente y también ejemplar disco, “Storm of the Light’s Bane”.

La obra cumbre de No Fashion Records junto al debut de Dark Funeral. 45 minutos de ensueño, más tarde el niño se convirtió en adolescente, su mente oscura le llevó a cometer crimen, pagó por ello y más tarde en 2006 se suicidó, una mente retorcida sin lugar a dudas, pero qué mente para crear música, allá dónde estés, gracias Jon Nödtveidt por esta joya, y cómo no?, también por la siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.